Ecomuseo Forestal

Cabaña Real de Carreteros

El objetivo del proyecto del Ecomuseo Forestal es la creación de un espacio para la interpretación de la Silvicultura Comunal Española que se habilitará en las instalaciones de la Cooperativa San Cristóbal y en otros elementos etnográficos del monte La Dehesa como los hornos de pez, las majadas, las dehesas, los aserraderos hidráulicos, el vivero forestal, la sequería, la piscifactoría o el campamento, ubicados en Quintanar de la Sierra.

Este Ecomuseo quiere potenciar el respeto al medio ambiente, se trata de una muestra activa que tiene como protagonistas al monte y a la huella del hombre en el mismo. La C.R.C. quiere poner en valor el pasado maderero de la zona y otorgar la importancia que le corresponde al trabajo realizado por los históricos silvicultores de estas serranías. La conservación y protección del monte depende de la gestión humana que, durante siglos, se ha venido realizando mediante la extracción de madera, de la pez o de la resina; actividades que siempre han constituido el verdadero motor del bosque de Quintanar.

El Ayuntamiento ha aprobado la cesión a la C.R.C. de las antiguas naves de la Cooperativa de San Cristóbal para la configuración del espacio interpretativo. Este recogerá información sobre la gestión del bosque, los aserraderos, los hornos de pez, la historia carreteril y se completará con rutas para conocer desde dentro como se ha mantenido el monte local durante siglos.

Mediante la concesión de programas del ECyL para la contratación de jóvenes incluidos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, la C.R.C. pudo iniciar el proyecto en 2017 con tres incorporaciones que han trabajado en el patrimonio forestal que albergará el centro.

Los trabajos realizados se han centrado en la toponimia del monte La Dehesa. El nombre de los lugares del bosque dice mucho de la vida del mismo y sin estas iniciativas no se recuperarían muchos elementos etnográficos en riesgo de desaparición. De este importante legado se han obtenido casi mil nombres; se han recorrido los parajes, se ha hablado con la gente mayor que los conoce, se han localizado fotos y se ha recogido información con libros y cuadernos, pero aún queda por delante una larga labor de recopilación para la creación de una completa base de datos del monte de Quintanar.

Por otra parte, se ha comenzado a trabajar en la realización de varias rutas que recorren estos puntos y que serán marcadas con indicadores y paneles explicativos. Se han establecido ya los trazados de algunas como la de la Real Armada que transcurre por los rodales del monte que conservan los hornos de pez y la ordenación del siglo XVIII, la de la Necrópolis y Eremitorios Altomedievales de Cuyacabras o la Senda de las Majadas de Pastores; siendo estas tan sólo el principio de una larga lista de posibles itinerarios.